jueves, 4 de diciembre de 2008

El joven torero de la Pampa

Guillermo Vilas es una leyenda viva del deporte. Gracias al interés que despertó en Argentina, el tenis dejó de ser conocido exclusivamente por los pudientes, para convertirse en tema de conversación entre la plebe.

Entre los logros deportivos de el joven torero de la Pampa, mote que le puso la prensa internacional por su magnífico estado físico y por su agresividad al jugar, están cuatro títulos Grand Slam (un US Open, un Roland Garros y dos Abiertos de Australia) y la segunda posición que alcanzó en el ranking mundial de la ATP en abril de 1975. Pero lo que muchos no saben, es que Willy cambió subir al estrado por pisar la tierra y hierba de las canchas de tenis, prefirió las vinchas y los pantalones cortos a las togas. En definitiva, dejó de empuñar la maza con la mano derecha por asir la raqueta con la izquierda. Como lo oyen, bueno leen, Vilas estaba estudiando derecho cuando comenzó su vida profesional como tenista y al ver que iba por buen camino escogió su gran pasión: el tenis.

Willy no será recordado únicamente por sus triunfos y su característico top spin. Su sinceridad abrumadora y su melenita rubia hacen de él un personaje inconfundible. Entre sus frases más celebres encontramos: “Recuerdo que cuando empecé a jugar al tenis entraba a la cancha y si había veinte personas me sentía Gardel. Hoy si entro a una cancha y hay veinte personas me da tristeza. Estoy acostumbrado a entrar a estadios que estén llenos”.

La moda, la música y el mundo del tenis han ocupado la vida de Vilas tras su retirada. Guillermo ha colaborado en campañas de la marca de ropa deportiva Puma. Además, en 1990 lanzó al mercado su primer y único disco llamado Mil nueve noventa. En lo que al tenis se refiere, suele acudir a los torneos que se organizan en Argentina, y también supervisa su propia escuela de tenis, la Vilas Club.

La dimisión de Alberto Mancini, tras la derrota en la final de la Davis contra España, ha dejado la capitanía de la albiceleste vacía. Para muchos argentinos el mejor sustituto es Willy. No obstante, los nombres que más se barajan dentro de la Asociación de Tenis Argentina de Tenis (AAT) son los de José Luis Clerc y Martín Jaite. Quizás a la AAT no le interesa tener a un hombre que siempre ha hablado sin tapujos y que hace tres años dijo que tener experiencia no era un plus para ocupar ese cargo.

Para concluir este Adiós al tie-break os dejo una entrevista de Guillermo con motivo de su disco. No sin antes recordaros unas declaraciones en el periódico Gráfico en 1974: “Por suerte Dios me hizo tenista”. Sí Willy le hizo tenista pero no cantante.
Disfruten de la canción.